Acércate

compartir, es bendecir vidas...

Acércate

Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. (Santiago 4:8)

No todas las personas están dispuestas a pagar el precio requerido para estar cerca de Dios. No todos están dispuestos a simplemente tomarse el tiempo requerido o invertir lo necesario para el crecimiento espiritual. Dios no nos pide todo nuestro tiempo. Ciertamente Él quiere que hagamos cosas que no consideramos «espirituales.» Él nos diseñó con cuerpos, almas (mentes, voluntades y emociones) y espíritus, y espera que nos encarguemos de todas estas áreas.

Ejercitar nuestros cuerpos y cuidar nuestras almas requiere tiempo y esfuerzo. Nuestras emociones necesitan ser ministradas; necesitamos divertirnos y entretenernos, y debemos disfrutar del estar con otras personas. Nuestras mentes necesitan crecer y renovarse diariamente. Además, tenemos una naturaleza espiritual que necesita atención. Para mantenernos equilibrados y saludables, debemos tomar tiempo para cuidar todo nuestro ser.

Creo que todo el tema de la intimidad con Dios es cuestión de tiempo. Decimos que no tenemos tiempo para buscar a Dios, pero la verdad es que nos tomamos el tiempo para hacer las cosas que son más importantes para nosotros. Aunque todos tenemos que luchar contra las distracciones todos los días, si conocer a Dios y escuchar de Él es importante para nosotros, entonces encontraremos tiempo para hacerlo. No intentes incluir a Dios en tu horario, más bien ajusta tu horario y pasa tiempo con Él.

Conocer a Dios es una inversión a largo plazo, así que no te desanimes si no obtienes resultados instantáneos. Ten la determinación de honrarle a Él con tu tiempo y cosecharás beneficios.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Al igual que el ejercicio físico, el ejercicio espiritual debe hacerse regularmente. De seguro verás los resultados.

Joyce Meyer Ministries