Mueve montanas

compartir, es bendecir vidas...

Mueve montanas

Si permanecéis en mí, y mis palabras
permanecen en vosotros, pedid todo lo
que queréis, y os será hecho.
Juan 15:7


En toda etapa o temporada de nuestra vida, necesitamos oír la palabra de Fe. Nuestro espíritu fue diseñado para creer lo imposible, pero desafortunadamente nuestra carne, nuestro cuerpo, nuestra mente, está más alerta a las cosas que se ven, que a las cosas que no se ven.

Nuestros cinco sentidos le dicen a nuestra mente lo que es real y lo que no es real, lo que es posible y lo que no es posible; y olvidamos que somos espíritus, que habitamos en un cuerpo y que tenemos un alma.

Seguramente, tú has escuchado decenas de mensajes sobre la Fe, y has salido de la iglesia
lleno de Fe, pero al siguiente día todo vuelve a la normalidad. Para que eso no te suceda,
caminar gracias a la Fe y no guiado por la vista.


En la Biblia, el versículo Juan 15:7 dice:
“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que
queréis, y os será hecho.”


Jesús siempre predicó comparando las cosas que conocemos o que hemos aprendido a través de nuestros sentidos, para enseñarnos las cosas del Reino de Dios.
Jesús se compara con la vid, el árbol que da fruto, y dice que todos los que estén conectados con la vid, tienen que dar fruto.


Tú eres una rama, y si estás realmente conectado con la vid (Jesús), es imposible que no des fruto, es imposible que no operes con Fe en tu vida, es imposible que vivas en pobreza, en miseria, es imposible que no tengas propósito. Jesús te garantiza frutos, si estás pegado a la vid, si estás conectado a Él.


Jesús dice “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá”.

Al repetir la palabra de Dios el centro de lógica de tu mente se hace a un lado, y le cede el control a tu espíritu.


El espíritu que estuvo con Dios en los cielos, antes de venir a este mundo físico, conoce
la voz de Dios, conoce su palabra, e inmediatamente reacciona a ella. Al repetir su
palabra varias veces al día, el espíritu se levanta y toma control de esa palabra y la trae
de lo invisible a lo visible, porque Dios es real y todo se va a manifestar cuando su palabra es proclamada, es dicha en voz alta.

 

%d bloggers like this: