Ora y Obedece

compartir, es bendecir vidas...

Ora y Obedece

ora, obedece

Tú has abierto mis oídos. (Salmos 40:6)

Durante muchos años, yo quería que Dios me hablara, pero quería escoger y elegir qué cosas obedecer. Quería hacer lo que Él me dijera que fuera fácil y pensaba que era una buena idea, pero si no me gustaba lo que escuchaba de Él, ¡yo actuaba como si no fuera de parte de Dios!

Algo de lo que Dios te diga será muy emocionante. Otras cosas que Él dice pueden no ser tan emocionantes, pero eso no significa que no obrará para tu bien si simplemente obedeces. Por ejemplo, si Dios te dice que debes disculparte porque fuiste grosero con alguien, no funcionará para ti responder: «¡Bueno, esa persona también fue grosera conmigo!» Si le contestas a Dios con excusas, es posible que hayas orado e incluso escuchado la voz de Dios, pero no obedeciste.

Mirando hacia atrás en más de tres décadas de caminar con Dios y estar en el ministerio, debo decir que la explicación más simple del éxito que hemos disfrutado es que hemos aprendido a orar, escuchar a Dios y luego hacer lo que Él nos dice que hagamos. A lo largo de los años, cuando busco a Dios y sigo adelante en lo que yo siento que Él me dice que haga, puedo decir que lo que he hecho más que cualquier otra cosa es simplemente orar y obedecer. Hacerlo no siempre ha sido facil, pero ha funcionado. Si quieres el plan de Dios para tu vida, puedo darte la receta en su forma más básica: orar y obedecer. Dios te ha dado la capacidad de hacer ambas cosas, y si lo haces continuamente, estarás avanzando en Su voluntad para tu vida.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Ora. Escucha con tu corazón. Obedece lo que oyes.

Joyce Meyer